El 67% de los incidentes analizados en los últimos 12 meses por la compañía de seguros Hiscox se corresponden a errores del personal.

Un simple gesto humano, un solo clic puede abrir las puertas de una empresa a todo tipo de ciberdelincuentes. Por desgracia, esto es más común de lo que puede parecer y hasta el 67% de los incidentes tramitados por Hiscox durante los últimos 12 meses se corresponden con esta descripción. Las personas han dado cabida a los ransomware en un 23% de los casos, ataques dirigidos (20%), pérdida o mal uso de la información (16%), desviación de pagos y phising (12%), pérdida de dispositivos o documentos (7%), malware (6%) y fallos de software o hardware (3%).

Y, entre estos ataques no está el cryptojacking, la nueva tendencia entre los ciberdelincuentes y que parece se convertirá, en los próximos meses, en el arma preferida de estos. Según el informe, el interés crece porque se trata de una táctica lucrativa mucho más directa que el ransomware, por ejemplo, y que permite obtener un beneficio prácticamente inmediato. Además, alerta la compañía de seguros, las transacciones fraudulentas están creciendo progresivamente. Se trata de que un criminal consiga persuadir a una organización para que le pague a él en lugar de a un proveedor.

“Las negligencias de las personas se han convertido en el factor de riesgo más importante frente a las ciberamenazas. Es vital que las empresas inviertan de forma decidida en formación específica. Sin conocimientos básicos en estas materias nunca se podrá llevar a cabo un plan de ciberseguridad exitoso”, ha señalado Mónica Calonje, directora de siniestros de Hiscox.