El nuevo año trae nuevos juguetes tecnológicos para mayores y pequeños. Por eso, esta Navidad muchos niños y niñas habrán recibido entre sus regalos dispositivos como smartphones, tabletas, wearables y otros gadgets. Pero, ¿cómo podemos hacer un uso seguro de los mismos?

Según una investigación sobre bienestar digital realizada por Google, los padres juegan un papel vital en la relación de los jóvenes con la tecnología desde una edad temprana y, en España, un 73% de ellos está preocupado por el uso que hacen sus hijos de ella.

Y es que estos dispositivos son un gran aliado para su crecimiento y aprendizaje, siempre y cuando se usen de forma responsable y con garantía de seguridad para los más pequeños, los usuarios más vulnerables ante el mundo que ofrece internet.

Tal y como como señalan las conclusiones del informe que FOSI (Family Online Safety Institute) realizó sobre el uso de la tecnología intergeneracional y qué piensan los padres sobre los beneficios y desafíos que la tecnología plantea a sus familias, el 57% de los padres menciona que la tecnología ha mejorado la comunicación en su familia pero el 64% afirmó que les preocupaba el tipo de contenido al que accedían sus hijos al estar conectados a internet.

Por todo esto, Katherine Vargas, responsable de Comunicación, Reputación Corporativa y de Marca en Google España comparte con ABC algunos consejos para asegurarnos de que el tiempo que pasan tus hijos en internet sea lo más seguro posible y les permita beneficiarse de sus grandes posibilidades.

  1. Fomenta el uso de contraseñas seguras. Las contraseñas son la primera línea de defensa contra los hackers, por lo que debes enseñar a tus hijos cómo crear buenas contraseñas y explicarles por qué es importante usar contraseñas seguras (de más de ocho caracteres, con una mezcla de números y símbolos y con mayúsculas y minúsculas). Si os resulta difícil crear, almacenar y recordar contraseñas diferentes, podéis utilizar herramientas como el gestor de contraseñas de Google o la sugerencia de contraseñas de Safari. Estas herramientas generan de forma automática contraseñas únicas y seguras para todas vuestras cuentas.

Además, la nueva extensión Revisión de contraseñas de Google incluso contrasta las contraseñas que usáis con bases de datos de contraseñas comprometidas y os ayuda a cambiar las vulnerables por otras más seguras.

  1. Desarrolla buenas prácticas como familia. Es también importante hacer saber a tus hijos que usar la misma contraseña para distintas páginas web hace cada una de esas cuentas menos segura. Si les preocupa olvidarse de sus contraseñas, puedes enseñarles a usar un gestor de contraseñas, que recordará todas las contraseñas y las introducirá automáticamente por ellos.

Deja claras las reglas familiares acerca de qué páginas y servicios pueden usar los niños. También puedes usar controles de privacidad para restringir el acceso a ciertas páginas. Además, la aplicación Family Link te permite establecer ciertas normas básicas para guiar a tus hijos. Por ejemplo, controlar el tiempo de pantalla o las aplicaciones que usan.

  1. Informales sobre los riesgos. La mejor forma de enseñar prácticas seguras en internet es utilizarlo juntos. Prueba a navegar con ellos y buscar algo que les guste. Mientras lo hacéis, comentad qué páginas parecen de confianza y cuáles no (cuando visitas un sitio que usa HTTPS (seguridad de conexión), el servidor del sitio web usa un certificado para comprobar la identidad del sitio web a los navegadores). Es importante que los jóvenes entiendan que el contenido de internet no siempre es honrado o fiable y que en ocasiones incluso ha sido diseñado de forma intencionada para robar información personal.

En este sentido, una herramienta especialmente útil para proteger a los más pequeños de los posibles riesgos de internet es Secure Kids, una aplicación desarrollada por una startup malagueña, que ayuda a familias y escuelas a administrar y proteger los dispositivos para que su uso sea seguro y adaptado a cada edad. Ofrece opciones muy diversas como el control remoto, el botón de emergencias o la programación de descansos para que los niños desconecten.

Además, un tema particularmente relevante para tratar con tus hijos es el tipo de datos personales que comparten en internet. En este sentido hay que incidir siempre en que nunca deben publicarse números de teléfono, dirección postal, números de la seguridad social o fotos que muestren tarjetas de crédito.

  1. Desarrolla un uso responsable de las redes sociales. Es importante que los niños entiendan las exigencias de su huella digital. Tus hijos podrían no haber pensado nunca si están tomando decisiones inteligentes en internet o en cómo una publicación que hoy parece inocente podría malinterpretarse dentro de unos años, y en que estos “errores digitales” pueden tener un efecto duradero sobre su reputación en internet o la opinión de otras personas sobre ellos, incluso si su cuenta ha sido hackeada debido a una contraseña débil.

El ciberacoso es un problema al alza entre los jóvenes. Anima a tus hijos a que critiquen y denuncien el ciberacoso si lo observan o lo sufren, y también a ser conscientes de cuándo sus propias acciones podrían hacer daño a los demás.

  1. ¡Lo más importante es hablar de este tema!. Es posible que te preocupe que los niños pasen más tiempo delante de una pantalla durante las vacaciones, pero cuanto más tiempo pasen en internet, más fácil les resultará saber cómo actuar en la red. ¡Puede que pronto sepan mucho más que tú!